TV en Cienfuegos


Así se anunció la primera prueba de televisión en Cienfuegos.

Así se anunció la primera prueba de televisión en Cienfuegos.

El primer acontecimiento que relaciona a la ciudad de Cienfuegos con la televisión data del 13 de mayo de 1951. Eran todavía los albores del medio y precisamente para promocionarlo llegó a la ciudad el empresario Gaspar Pumarejo, acompañado por más de cincuenta personas, entre técnicos y artistas.

La comitiva hacía un periplo por varias ciudades del interior de Cuba para financiar la expansión de la nueva tecnología al resto del país.

El espectáculo previsto se desarrolló en la sociedad cultural El Liceo, cuyas dimensiones resultaron insuficientes para las más de mil personas que se congregaron allí, atraídas por la novedad del suceso.

La señal, que se trasmitió en circuito cerrado, llegaba a cinco receptores ubicados dentro del edificio y a otros ocho emplazados en los doscientos metros de portales que se extendían a ambos lados del local. Se calcula que en la calle fueron varios miles más los que presenciaron esta prueba.

Pasarían casi tres lustros antes de que, eventualmente primero y de manera más sistemática después, la entonces región de Cienfuegos fuera atendida en sus requerimientos informativos por un camarógrafo profesional.

Gabriel Toledo durante la guerra de Angola, con una cámara de cine muy similar a la utilizada por él en Cuba.

Gabriel Toledo durante la guerra de Angola, con una cámara de cine muy similar a la utilizada por él en Cuba

Gabriel Toledo, que así se llamaba el operador, cubría el acontecer del territorio con una cámara de cine. El mismo redactaba las notas, que junto a la cinta virgen se envasaban en una lata y se remitían a la redacción del Noticiero Nacional de Televisión, mediante las líneas regulares de ómnibus de pasajeros que cubrían la ruta Cienfuegos – La Habana.

Un engranado mecanismo de recepción posibilitaba que una vez en la capital del país, se recogiera el envío y se le diera un tratamiento acorde con la importancia noticiosa de su contenido. Fuera o no la noticia del día, el rollo de celuloide terminaba invariablemente en un laboratorio de revelado, para pasar luego al proceso de edición, donde con técnicas propias del cinematógrafo, moviola incluida, se ajustaba el metraje al tiempo asignado por el redactor.

La consumación del trabajo de aquel camarógrafo de cine era la nota reelaborada, leída por un locutor del Noticiero, mientras se rodaba la película contentiva de la información gráfica correspondiente.

Así se garantizó durante casi veinte años la presencia de Cienfuegos en los espacios informativos de la Televisión Cubana.

El primer módulo de video tape.

El primer módulo de video tape.

A inicios de la década de los ochenta del pasado siglo se extendió en Cuba la tecnología del video tape, que llegó también al ámbito del teleperiodismo. Se crearon nuevos centros regionales de televisión y quince corresponsalías dotadas de la moderna técnica de grabación y procesamiento de la imagen.

Cienfuegos, ya convertida en provincia, dispuso también de un equipo de trabajo para la atención de sus necesidades informativas a través de la televisión. En el mes de abril de 1984 se recibió el nuevo equipamiento y quedó oficialmente constituida la corresponsalía de Tele Rebelde, que era por entonces el canal informativo de la Televisión Cubana.

Previamente, se había preparado a sus integrantes para que asumieran las funciones de periodista, camarógrafo, técnico de video y luminotécnico. La mayoría de ellos carecía de experiencia en el medio.

La novedad, aún cuando representaba un hito en el desarrollo de la información televisiva, tenía sus limitaciones: en Cienfuegos sólo se podía grabar, pues no había aquí un centro regional de televisión.

Este se hallaba a unos sesenta kilómetros de la capital provincial, en la vecina provincia de Villa Clara. Y era precisamente allí, en Tele Cubanacán, donde se completaba el ciclo de trabajo de toda acción televisiva, con la edición y posterior trasmisión a La Habana  por la red de micro ondas de lo que se había originado en Cienfuegos.

De manera que los corresponsales de esa provincia debían viajar hasta tres o cuatro veces en la semana a la ciudad de Santa Clara para poder completar su trabajo.

Telecentro Perlavisión de Cienfuegos.

Tal dinámica  se mantuvo hasta el 5 de septiembre del 2000, cuando se hizo realidad un viejo sueño de los cienfuegueros. Con la primera señal al aire, nacía  su canal  territorial,  Perlavisión, que junto al de la provincia de Ciego de Ávila, completaba el sistema nacional de telecentros.

Seis meses antes, en marzo del 2000, se habían iniciado las obras de una instalación, dotada a la postre de la más moderna tecnología digital de televisión. Mientras se levantaba la obra, un grupo de jóvenes locutores, realizadores e ingenieros se preparaban en las técnicas de la comunicación mediante la palabra y la imagen.
Decenas de horas serían necesarias para diseñar un estilo y ganar el favor de la teleaudiencia, que paulatinamente, durante el primer año de vida del canal, vio reflejada su propia vida a través de la pantalla.

El  buen signo de aquel nacimiento, lo confirmó Perlavisión apenas ocho meses después de su fundación, al obtener el cuarto lugar en el X Festival Nacional de Telecentros, celebrado en mayo de 2001.

Un colectivo joven tiene a su cargo la trasmisión diaria de Perlavisión.

Un colectivo joven tiene a su cargo la trasmisión diaria en Perlavisión.

Un programa histórico, otros dedicados a la mujer, a la música local, a oficios y profesiones difíciles y los imprescindibles espacios noticiosos, conformaron el espectro de las transmisiones de Perlavisión hasta el año 2002, cuando consolida su exitoso desempeño en la XI edición de la competencia anual de los canales provinciales.
A menos de dos años de creado, el primer lugar entre sus homólogos demostró la profesionalidad y dedicación de sus realizadores, con entregas cada vez más artísticamente logradas, representativas de la razón de ser de la televisión en Cuba: educar y entretener.
Así lo ratificó su condición de mejor canal en mayo de 2003,  justo en la ciudad de Cienfuegos, sede del duodécimo evento competitivo de canales territoriales, al alzarse con  13 premios y 4 menciones.

Durante el año 2004 la tele emisora de Cienfuegos recibió a diversos equipos provenientes de la capital del país, que desde aquí trasmitieron en vivo o mediante grabaciones programas habituales de la Televisión Cubana. La consolidación del trabajo y un espíritu de superación creciente, también posibilitaron que propuestas autóctonas pudieran apreciarse en los canales nacionales y en algunos telecentros del país.

Emisión del noticiero de Perlavisión.

Emisión del noticiero de Perlavisión.

En la XIII convocatoria de la cita anual de las teletrasmisoras provinciales, Perlavisión estuvo representado en 31 categorías, en los acápites de difusión  y recreación de la realidad. El saldo de la nueva confrontación fue de nueve primeros premios, que por derecho propio compitieron en el Primer Festival Nacional de la Televisión Cubana, celebrado en el 2005. Tres de esas propuestas volvieron a ratificar su condición como las mejores del país en respectivas especialidades.
En el año 2007 también se obtuvo el primer lugar en el Festival Nacional de Telecentros, al igual que en el 2008. Hasta la fecha, Perlavisión continúa en la vanguardia de este tipo de instituciones a nivel nacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: