Posteado por: Omar George Carpi | abril 28, 2013

Un taller imprescindible en el Festival Provincial de la Televisión


OLYMPUS DIGITAL CAMERAUna de las actividades que más aportó al colectivo técnico artístico y periodístico de Perlavisión en el programa del Festival Provincial de la Televisión, fue el intercambio sostenido con el jurado a cargo de la evaluación de las obras en competencia.
Las realizadoras Magda González y Mariela López, junto al periodista de los Servicios Informativos de la Televisión Cubana, Ernesto Ruíz, hicieron énfasis en aquellos aspectos susceptibles de mejorar en los trabajos que apreciaron como jurados del evento.
En los informativos, fueron la entrevista y la crónica los géneros en que hubo más confusión. De la primera se reiteró la imprescindible impronta dialógica para poderla considerar como tal. No olvidar que la actitud inquisitiva es consustancial a la obtención de datos, susceptibles de utilizar en cualquier perspectiva comunicacional. No es el método en este caso lo que hace al género. En fin, sólo si es conducida, si nos permite apreciar también el carisma, el discreto y subordinado protagonismo del entrevistador con relación al entrevistado, estaremos hablando de una entrevista.
La crónica, por otra parte, siempre debe tener su punto de partida en un suceso, aunque luego pase por el filtro de la subjetividad del cronista. En el periodismo televisivo a menudo se desaprovechan los recursos del lenguaje audiovisual para reforzar lo que es precisamente el elemento distintivo del género: la emotividad. Hay quien todavía cree que con una fraseología tropológica, sin pausas apenas para que imagen, música y sonido ambiente hagan también lo suyo, está haciendo una crónica.
Aleccionadoras fueron también otras referencias al desempeño de las especialidades que concurren en la factura de cualquier producto audiovisual, sea éste informativo o no.
En primer lugar, la fotografía. Válido el recordatorio de que cada movimiento de cámara tiene su propio valor dramatúrgico. No sea que tratando de huir de “lo convencional” (planos estáticos, cris cross) se incurra en el despropósito de no darle un sentido al movimiento o tiro de cámara. Mover ésta sin ningún fin u objetivo, es un ejercicio fallido.
No menos importante es el uso de la luz. Se recomendó poner un mayor cuidado en las entrevistas hechas cerca del mediodía en exteriores, para evitar esas “medias tintas” que tanto afean la imagen del entrevistado. Si es posible, se debe conformar, con los recursos a mano, un instrumental que permita “trabajar” la iluminación adecuada, aún en las condiciones más adversas.
En cuanto al sonido, ese otro importante componente del lenguaje audiovisual, se alertó sobre la utilización de la música a un nivel tan alto que compite con la voz del locutor en off. Es preferible que la melodía quede un poco por debajo de la locución, a que “riña” con ésta. Otro aspecto negativo es que la selección musical en ocasiones se hace sin tener en cuenta la connotación de la música, al punto de que puede hacerse contraproducente. A veces, en los informativos se desaprovecha toda la riqueza que el sonido ambiente puede proporcionar a un trabajo periodístico.
Aunque se aprecia en general buenos trabajos de edición, el jurado llamó la atención sobre algún que otro abuso de efectos visuales, buscando quién sabe si una “modernización” a ultranza. Hay que saberlos utilizar con sentido y pertinencia. De lo contrario, lo que se hace es atiborrar, sobresaturar un momento de la realización. El resultado es el equivalente al de la sobre adjetivación en un texto escrito.
Es que, en sentido general, a veces el miedo a parecer convencionales nos puede enajenar del producto comunicativo y del público destinatario, que es en quien primero debemos pensar como realizadores. Lo importante es siempre preguntarse por el sentido de lo que se hace. Si lo que uso es porque me gusta o porque el trabajo lo lleva.
En cuanto al contenido de los trabajos presentados a concurso, se valida aquella máxima de que cuando se va a lo esencial, a lo auténtico, lo local – que es la materia prima con que trabaja un telecentro – siempre alcanza una trascendencia universal. Desde luego, la selección y la síntesis es el asiento de todo buen contenido.
Al final del intercambio fue muy gratificante escuchar cómo los miembros del jurado reconocían ante periodistas y realizadores de Perlavisión que “el techo” de realización del canal estaba ahora más alto que en años anteriores, cuando algunos de ellos también evaluaron obras en competencia en pasados festivales. Y es que la tendencia es a veces “acomodarse” en un estatus ya consolidado.
Por suerte, ese nos es el caso de Perlavisión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: