Posteado por: Omar George Carpi | marzo 24, 2013

Prensa indiscreta


 

Nombres de los pasajeros y días en que llegaron o partieron: referencias a hechos de la vida privada divulgados por la prensa de la época.

Nombres de los pasajeros y días en que llegaron o partieron: referencias a hechos de la vida privada divulgados por la prensa de la época.

Cuando todavía los medios para viajar dependían    esencialmente del barco o el ferrocarril, desplazarse de un punto a otro de la geografía cubana era toda una aventura. Y llegar al destino propuesto, una novedad
No es de extrañar entonces que quiénes arribaban a la ciudad o salían de ella, protagonizaran una información a la que habitualmente se podía acceder en la prensa local de principios del pasado siglo. En página interior, pero insertadas ya en una sección habitual, se hacía referencia a las personas que pasaban por la estación de ferrocarriles para emprender un viaje o terminarlo.
Ignoramos si alguien que pretendiera pasar inadvertido negoció alguna vez su anonimato con la prensa, los administradores de la terminal de viajeros o la gerencia de los locales donde se hospedaría, las únicas tres fuentes posibles de una información que hoy se asume como privada para el común de los ciudadanos.
Porque incluso los que permanecían por algún tiempo en Cienfuegos por razones personales o de trabajo tampoco escapaban del escrutinio público, que los perseguía hasta la carpeta de los hoteles donde se hospedaban.

Ni los huéspedes registrados en los hoteles estaban exentos de la indagación periodística.

Ni los huéspedes registrados en los hoteles estaban exentos de la indagación periodística.

La costumbre – que no sabemos si fue siempre del agrado o la conveniencia de los viajeros – perduró durante muchos años. Tantos como los que demoró en desarrollarse la tecnología del transporte y las vías de comunicación.
A mediados de los años treinta, con una carretera central terminada y una mayor efectividad de los medios de locomoción, este servicio de prensa fue languideciendo hasta desaparecer.
Resultaba prácticamente imposible seguir el flujo de visitantes en una ciudad cuyo desarrollo estimulaba los intereses más diversos. Para algunos quizás, resultó un alivio que así fuera.

Anuncios

Responses

  1. La evidencia de un recuerdo de Cienfuegos que supera la prueba del tiempo, también me enamoran, al igual que me enamoraban en el pasado. Recordar mirando atrás, además de aportar una calidad adicional a las cosas, enriquecen el presente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: