Posteado por: Omar George Carpi | marzo 14, 2013

Una iniciativa a favor de la inmediatez


2.Montaje que recrea la manera en que quizás se proyectaba la información al auditorio.

Montaje que recrea la manera en que quizás se proyectaba la información al auditorio.

Por esta fecha los periodistas cubanos están de plácemes, pues en la primera mitad de marzo ya se ha hecho habitual una jornada que tiene como colofón el día catorce, consagrado a homenajear a la prensa de nuestro país y a quienes la hacen posible.

Buen pretexto entonces para recordar uno de esos episodios que en términos cronológicos corresponde a la primera infancia de las tecnologías de la información y la comunicación, pero que en su momento clasificó como una idea original, que además confirma cómo el periodismo siempre ha recurrido a los adelantos de la ciencia y la técnica para desarrollar nuevas formas de expresión.

Gracias a ese nexo, el público que a principios del pasado siglo  acudía por las noches al teatro Tomás Terry a ver una obra, un concierto o una zarzuela, también se ponía al tanto de la actualidad internacional antes de comenzar el espectáculo.

Fue en el mes de agosto de 1909 cuando un órgano de prensa y la más importante institución cultural de la localidad, decidieron aunar esfuerzos y recursos para consumar una propuesta inédita para los cienfuegueros y quién sabe si para la mayoría de los cubanos de entonces: un servicio de noticias mediante un formato denominado “cristales de proyección”.

La Correspondencia fue uno de los periódicos cienfuegueros que mejor aprovechó para su gestión  las novedades de la ciencia y la técnica.

La Correspondencia fue uno de los periódicos cienfuegueros que mejor aprovechó para su gestión las novedades de la ciencia y la técnica.

 

Aunque la referencia a ese acontecimiento, aparecida en las páginas del periódico La Correspondencia, copatrocinador de la iniciativa, no era muy explícita en cuanto a las características del ingenio, todo parece indicar que un texto previamente escrito sobre un cristal se proyectaba sobre un fondo de cortinas o de escenografía.

 

Para poner en práctica su proyecto, el diario cienfueguero aprovechó el interés que según él despertaba la llamada Guerra del Riff, un conflicto bélico generado por las apetencias coloniales de Francia y España en el norte de África, que mantenía en vilo a la opinión pública de la época.

 

El teatro Tomás Terry en la época en que se promovió la iniciativa de los “cristales de proyección”

El teatro Tomás Terry en la época en que se promovió la iniciativa de los “cristales de proyección”

Según La  Correspondencia, el procedimiento de generar textos mediante “cristales de proyección”,  permitía al diario difundir las informaciones de última hora sobre el conflicto llegadas  a la redacción después de las seis de la tarde, cuando ya estaba cerrada la edición del periódico.

 

 

De manera que quienes optaron por disfrutar de una obra de teatro  en el “Terry”  en aquel verano de 1909, tuvieron  la  oferta adicional de un servicio noticioso que hacía honor a una de las máximas universales del periodismo: la inmediatez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: